Comparte esto:

Se le llama “milagro de curación” a la creencia de las personas en que sus síntomas y malestares psicológicos se arreglan, solucionan o combaten de la misma manera en la que uno toma medicamentos. Esto quiere decir que existe la creencia de que uno va al psicólogo y, sólo por ir, dicho malestar desaparecerá como cuando uno toma sus medicamentos a tiempo.

Cuando uno se enferma del estómago, la cabeza, etc., ya sea por infección viral, bacteriana o por cualquier otro tipo de enfermedad crónica, se acostumbra a ir al hospital. El hospital atiende a la persona y, en caso de que los síntomas sean confusos o graves, se manda con un médico especialista que va curando cada caso. Esta curación es llevada a cabo por exámenes médicos y recetas de medicamentos, dietas, descanso y una serie de pasos que se apuntan para que uno los siga y mejore. Ante este modelo, uno mismo no tiene que esforzarse, con el simple hecho de cumplir los pasos todo mejorará.

Cada persona que se enferma y va al médico recibe una receta que, si se sigue al pie de la letra durante el tiempo adecuado, cura la mayor parte del malestar. Pero en psicología es muy distinto, dado que uno mismo es parte de la solución. La persona aquí es un agente activo de su malestar. Y esto dificulta mucho las cosas, dado que todos intentamos solucionar nuestra situación a nuestro ritmo y maneras.

Solemos alargar la aceptación de que nuestra forma de ser no es normal ni funcional para nosotros y los que nos rodean, por lo que, de entrada, no leemos como enfermedad los cambios de humor o sentimientos de tristeza, pérdida de sentido, falta o exceso de energía. Todo esto lo leemos como algo pasajero que va y viene. Más que nada lo leemos como algo que es parte de la vida y se cura con el pasar del tiempo.

Son estos modos de lectura los que influyen en aquellas personas que se deciden a buscar ayuda o tratamiento psicológico. Creen que funciona como los tratamientos médicos. Pero una vez que se paga por los servicios de un especialista y se va a terapia durante un tiempo determinado, estos malestares no paran y se llega a creer que nada ha servido y todo fue un desperdicio de dinero y tiempo.

Pero en psicología el esfuerzo y voluntad de cambio de cada persona es lo más relevante, ya que influye para que las personas intenten arreglarlo por ellas mismas (que en ocasiones ocurre). El hacerlo por uno mismo suele empeorar las cosas a largo plazo, pero como pasan meses o años, lo volemos parte de nosotros y normalizamos los cambios de personalidad. Todo esto es parte del “milagro de curación”.

“El modelo médico ya extendido favorece la esperanza del “milagro de curación” en un contexto en el que el profesional sustenta el verdadero saber y la fórmula exacta de cómo ayudar sin que el paciente tenga que hacer otra cosa más que exponer los síntomas” (2010, p. 97)

Lo importante es recordar que cada persona es un agente activo de su propia mejoría, dad que fue un agente activo de los síntomas que posibilitan su malestar actual. Y la mayor parte del tiempo, el malestar lleva meses o años de ser creado por pensamientos, conductas, rutinas que no notamos de manera directa.

Es por esto que es necesario saber con qué tipo de psicólog@ ir, ya que el que le sirvió a una persona no le servirá necesariamente a otra. Cada uno tiene sus propias variables y deberá hacer une esfuerzo por generar un cambio y mejoría en su vida; esfuerzo que no implica que el servicio de un psicólog@ sea irrelevante. Al contrario, contar con el análisis de un experto en nuestros objetivos es esencial para una mejoría duradera y eficiente. El interés de mejorar es esencial en cualquier tratamiento psicológico puesto que, como ya lo mencionamos, uno mismo es un agente activo en el cambio que busca obtener.

Es por esto que DERIVA ofrece una guía a las personas que buscan iniciar un tratamiento psicológico, pero no saben con quién acudir o en dónde iniciar. En DERIVA se evalúa a cada caso y encontramos el especialista adecuado. Puede que no se encuentre a la primera, pero trabajamos para que cada persona pueda evaluar con qué especialista se siente más seguro de iniciar un tratamiento bajo los criterios y posibilidades individuales.

Si estás interesado en conocer nuestros servicios, visítanos en: deriva.com.mx

Comparte esto:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *