Comparte esto:

Existen varias dificultades de principio al estudiar y acercarnos a la temática del Abuso Sexual Infantil (ASI). Mucha veces son difíciles de aceptar y en otras ocasiones son un descubrimiento para las personas. Tener el valor de aceptar que ante una situación tan difícil de procesar, se conoce tan poco, no es algo fácil. Desde un inicio, en México no hay una fuente concreta que permita conocer la situación del ASI.

Tampoco existen datos sistematizados que, de manera regular, se puedan considerar indicadores sobre este problema. En muchas ocasiones las dificultades son por situaciones estructurales, tanto a nivel jurídico y legal como a nivel médico y educativo. Una de las mayores dificultades es en el sector educativo, pues la forma en la que se enseña sobre sexualidad al sector infantil en México se encuentra lleno de muchos estereotipos e ideologías que consideran mucha de la información no apta para el desarrollo y comprensión del sector denominado “infantil”.

Se cree, por ejemplo, que enseñar a los niños y niñas sobre los órganos sexuales en su vertiente de placer, es algo que produciría mayor placer y “morbo” en torno al tema. La historia occidental está llena de estas creencias que suponían un incremento mal encaminado y morboso hacia la inspección del placer sexual en el cuerpo. Varios estudios indagan en estas situaciones desde el siglo XVIII y XIX, como el seminario de Michel Foucault titulado “Los Anormales”. También existen proyectos en el cine como el de la película “Los Inocentes” (The Innocents) dirigida por Jack Clayton en 1961, que deja en una especia de suspenso la situación de vigilancia y control del adulto, el desarrollo sexual de los niños.

Incluso, en mediciones internacionales como las de UNICEF, el único dato disponible de México es sobre homicidios (como variable de contexto). Esto demuestra una problemática en los registros que se archivan a nivel federal en México, en torno a situaciones de violencia sexual en el sector infantil y adolescente. Lo que es cierto es que el sector de procuración de justicia debe monitorear el abuso sexual infantil como delito, y el sector salud debe vigilar epidemiológicamente esta forma de violencia, siendo que en algún punto ambas visiones tendrían que integrarse para entender la problemática en todas sus dimensiones. “Desafortunadamente no existe un monitoreo con datos empíricos que fundamenten el seguimiento de programas ni de la situación del ASI, más allá de casos mediáticos, basados en cifras cuyo origen no es muy claro” (Early Institute, 2019, pp. 25-26)

Es por esto que DERIVA propone una red de colaboración entre especialistas que ayude a la comunidad, en torno a los casos que se van canalizando por especialistas. En la temática de ASI, la red de colaboración en DERIVA permite un tratamiento multidisciplinar y una comunicación entre colegas para servir al sguimiento del caso, ya sea que venga desde un hospital, escuela, sector de gobierno o desde otro especialista. Los casos de ASI a los que se dan seguimiento por la red DERIVA permiten que los especialistas sepan el proceso que lleva el caso y darles más herramientes para poder interactuar de mejor manera, para el beneficio de los niños y niñas afectados, así como para la educación requerida por parte de los padres y familiares. Pues es bien conocido que un alto porcentaje (más del 80%) de los casos de ASI en México contienen al victimario dentro del círculo familiar. Esto quiere decir que el que abusa se encuentra en al círculo interno de la familia, siendo un supuesto aliado de la familia, oculto entre intereses morales, volviendo más difícil la aceptación y el relato del niño que, por su edad, no sabe que su libertad está siendo corrompida, así como la educación y normalización implícita sobre el hecho.

Ante este gran problema, el modelo de DERIVA ha resultado muy benéfico para registrar y dar seguimiento a los casos, así como para posibilitar especialistas con experiencia en el tema. Para saber más puedes contactarnos y apoyarnos con la creación de tu perfil como profesional de la salud. Así podremos canalizarte casos adecuados a las especificidades de tu práctica.

DERIVA

Comparte esto:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *